La idea magnífica de colocar el sol en una caja

Hace cinco años en el Palacio del Elíseo, en París, fue firmado el  acuerdo sobre la construcción un reactor termonuclear experimental internacional, proyecto ITER en la localidad de Cadarache, en sur de Francia.



Los firmantes del acuerdo fueron siete: la Unión Europea, Rusia, EEUU, India, Japón, Corea del Sur y China. Y desde entonces se emprendió el trabajo para desarrollorar uno de los proyectos energéticos más ambiciosos de la humanidad.El reactor es experimental porque no está destinado a la producción de energía eléctrica, de esto se ocuparán las instalaciones de las generaciones posteriores. El objetivo del reactor es lograr una reacción termonuclear ininterrumpida en el curso de mil segundos convencionales. A la vez, la energía térmica que expulsará deberá superar en diez veces los gastos para el mantenimiento de la síntesis termonuclear. Por ahora semejante proporción parece inalcanzable: en los laboratorios del mundo la energía que genera la reacción termonuclear es superior en un 2 % a los gastos que se hacen.
En Cadarache se está terminando de construir el edificio para el personal, se levantan los muros del local que albergará el reactor, en el fundamento se colocó una base seísmo aislante. Para ver como tal o cual país cumple con sus compromisos en cuanto a plazos y volumen de trabajo, se estableció un índice especial –dice el presidente del Centro de Investigaciones Científicas “Instituto Kurchátov”, Evgueni Vélijov.
–Rusia en este índice está algo por encima de la unidad: 1,04. Japón se encuentra a nivel de la unidad, los demás países desarrollados están por debajo. De modo que no sólo desde el punto de vista de la física, donde siempre estuvimos en loalto, sino también desde el punto de vista de la ejecución del proyecto Rusia está en lo alto. 
La participación de Rusia en el proyecto reportará una enorme cantidad de beneficios para el país –considera el director del Centro de Proyecto del Reactor Termonuclear Experimental Internacional (ITER), Anatoli Krasílnikov: 
–El Centro ITER firmó setenta y ocho acuerdos. Esto significa que sólo nosotros tenemos setenta y ocho proveedores. Se trata de cientos de empresas y cada caso es un centro de crecimiento tecnológico y puestos de trabajo. Para preparar a un especialista es insuficiente impartirle clases en el Instituto, hay que darle trabajo. El proyecto ITER cumple esa función en Rusia. Brinda a la gente profesiones que están en la cima tecnológica del mundo. 
Rusia está construyendo dieciocho sistemas para el proyecto ITER. Por ejemplo, el plasma en los reactores será calentado con generadores de alta frecuencia rusos, inventados en la Unión Soviética. Y los encargos de imanes superconductores para retener el plasma impulsará el desarrollo de nuevos ramos en Rusia –prosigue el subjefe de Rosatom, Viachelav Pershukov: 
-Gracias al ITER se están creando nuevos ramos industriales, nuevas tecnologías. Se construyó una fábrica de sistemas superconductores en Glázov (Udmurtia). Se está dando un paso de la superconductibilidad criogénica a la de altas temperaturas, lo cual ya son nuevos materiales. De tal modo, el ITER se convierte asimismo en una base para el desarrollo de un nuevo negocio. Con respecto a los especialista, diremos que estamos enviando a jóvenes científicos a Cadarache para realizar prácticas. Se temía que nadie volvería, pero resultó que no sólo todos volvieron, sino también que aquellos se habían ido antes ya están pensando en volver a Rusia y trabajar en nuestros institutos. 
El relevante físico francés Pierre-Gilles de Gennes, dijo en su tiempo sobre el ITER lo siguiente: “es una idea magnífica la de colocar el Sol en una caja. ¿Pero de qué hacerla?” Los científicos temieron largo tiempo que el potente flujo de neutrones procedente de la división de los núcleos destruiría las paredes del reactor. Y por fin se encontró una solución para el ITER: las paredes serán de berilio y wolframio.


Fuente: http://spanish.ruvr.ru/2012_05_18/Francia-acuerdo-reactor-termonuclear-construccion-proyecto-resultados/

No hay comentarios: