Creatividad: ¿Una forma de locura? 

La creatividad es muy similar a la locura, dicen científicos que han estado estudiando la forma en la que opera la mente.

Creativos y esquizofrénicos comparten la falta 
de filtros para regular la información que llega al cerebro.


Imágenes del cerebro revelan asombrosas similitudes en los procesos neuronales de las personas altamente creativas y aquellas que padecen de esquizofrenia.
Ambos grupos carecen de importantes receptores que se emplean para filtrar y canalizar el pensamiento.
Según expertos del Instituto Karolinska, en Suecia, puede que este procesamiento desinhibido sea lo que le permite a la gente creativa "pensar fuera de la caja" o lateralmente.
Pero en otras personas puede conducir a enfermedades mentales.
Los expertos sospechan que más que una división clara lo que hay es una especie de continuum, que permite a algunos tener rasgos psicóticos pero pocos síntomas negativos.

Arte y sufrimiento

Algunos de los principales artistas, escritores y pensadores de la historia han padecido de enfermedades mentales.
Un ejemplo es el pintor holandés Vincent van Gogh. Otro, el matemático estadounidense John Nash (interpretado por Rusell Crowe en la película "Una mente brillante").
También se sabe que la creatividad está asociada con un mayor riesgo de depresión, esquizofrenia y desorden bipolar.

De la misma forma, la gente que tiene familias con una historia de problemas mentales también tiende a ser más creativa.
Y el profesor Fredrik Ullen cree que sus hallazgos pueden explicar por qué.
Ullen estudió los genes receptores de dopamina en el cerebro (D2), que según los expertos controla el pensamiento divergente.
Uno de sus hallazgos fue que la densidad de receptores D2 en el tálamo de la gente creativa que obtenía buenos resultados en las pruebas sobre pensamiento divergente era menor que lo esperado. Lo mismo ocurre con la gente con esquizofrenia.
El tálamo sirve como centro de control, pues filtra la información antes de que llegue a las áreas de la corteza, la que es responsable, entre otras cosas, del conocimiento y el razonamiento.
"Menos receptores D2 en el tálamo probablemente ocasionan un menor grado de filtrado de las señales y por lo tanto un mayor flujo de información", dijo el profesor Ullen.
El investigador cree que esta abundancia de información no censurada es la chispa que enciende la creatividad.
Esto explicaría por qué la gente muy creativa es capaz de ver las conexiones más insospechadas a la hora de intentar resolver problemas.
Los esquizofrénicos comparten con ellos esa habilidad para hacer asociaciones novedosas, pero en su caso el resultado son ideas extrañas y preocupantes.

Algo que aprovechar

Mark Millard, un psicólogo británico miembro de la British Psychological Society dice que la sobreposición con las enfermedades mentales puede explicar la motivación y determinación compartida por las personas creativas.
"La creatividad es incómoda. Es su descontento con el presente lo que los lleva a cambiar".

Genios "perturbados"

  • Virginia Woolf (escritora)
  • Vincent van Gogh (pintor)
  • Salvador Dali (pintor)
  • Edvard Munch (pintor)
  • Robert Schumann (compositor)
  • John Nash (matemático)
  • David Helfgott (pianista)
La creatividad del pintor español Salvador Dalí 
también se expresaba en un comportamiento extravagante.


"La gente creativa, igual que aquella que padece de desórdenes psicóticos, por lo general ve el mundo de forma diferente a la mayoría. Es como ver un espejo quebrado. Ven el mundo de forma fracturada", dijo Millard.
"No están restringidos por los límites convencionales y eso se puede ver en su trabajo. Ahí está, por ejemplo, el caso de Salvador Dalí. Definitivamente él veía el mundo de forma diferente y se comportaba de una forma que a otros les resultaba extraña".
Según el psicólogo británico, algunos negocios ya han reconocido y están empezando a capitalizar este conocimiento.
Algunas compañías tienen laboratorios secretos y seguros, en los que su personal más creativo puede dedicarse a experimentar libremente sin interrumpir el quehacer cotidiano.
Y otro psicólogo, Gary Fitzgibbon, dice que la creatividad también puede entenderse como una habilidad particular para "suspender la incredulidad".
"Cuando uno suspende la incredulidad y está dispuesto a creer en cualquier cosa se abre la posibilidad de identificar mayores posibilidades".
"La creatividad tiene mucho que ver con no sentirse limitado por las reglas ni aceptar las restricciones impuestas por la sociedad. Aunque, por supuesto, entre más se rompen las reglas, más posibilidades hay de ser considerado como mal de la cabeza", explicó.
Fitzgibbon trabaja como asesor ejecutivo ayudándole a la gente a ser más creativa a la hora de solucionar problemas y pensar.
"Por lo general el resultado es un aumento significativo de sus niveles de bienestar. Así que en lugar de asociar la creatividad a las enfermedades mentales se la termina asociando con mejor salud mental" afirmó.

Fuente:  http://www.bbc.co.uk/mundo/ciencia_tecnologia/2010/05/100528_creatividad_y_locura_aw.shtml
La increíble historia de las misiones rusas a la Luna


3º Parte




La Luna 3 despegó desde Baikonur en el día 04 de octubre de 1959, exactos 2 años después del inicio de la carrera espacial. Su peso era de 279 kilos, y su misión no era impactar en la Luna, sino revelar a nuestros curiosos ojos cual era la apariencia de su lado oculto.
Esta sonda fue lanzada en una orbita baricentrica, con la forma de un número 8, donde la Tierra y la Luna ocupaban los extremos. Su mayor proximidad con nuestro satélite fue 6200 kilómetros. En 07 de octubre, fueron obtenidas 29 fotografías durante 40 minutos, que mostraban 70% de su superficie. Las fotos fueron reveladas dentro del satélite, y 17 de las mismas serian enviadas a la Tierra, por facsímile en el día 18 de octubre.
Mismo no teniendo buena calidad, esas fotos sirvieron para crear un atlas del lado oculto, y poner nombres rusos a los nuevos accidentes geográficos lunares. Así, las 2 mayores regiones del lado oculto ganaron los nombres de Mare Moscovrae y Mare Desiderri, o Mar de los sueños, como quieran.
Estas misiones iniciales probaron que la Luna no tenia un campo magnético considerable, y la inexistencia de cinturones de radiación al su rededor.


Como curiosidad, el recién inaugurado radiotelescopio inglés de Jodrell Bank, en el Reino Unido, acompaño, a pedido de los rusos, la trayectoria de la sonda rumbo a la Luna. Así que los primeros que recibieron los datos de la nave fueron los ingleses, y no los rusos. Esto no impidió de dar nombres rusos a las regiones del lado oculto, pero el primer atlas del lado oscuro fue británico. Por supuesto, esto causó reclamaciones de espionaje por parte de Moscú. 





Primeros fracasos

En 1960, los rusos intentan por 2 veces ir a la Luna, y ambas tentativas son nulas. Los lanzamientos fueron en los días 15 y 19 de abril. De la misma forma que otras sondas espaciales, el principal problema no eran las naves, sino el cohete. Para salir de la orbita terrestre, el R7 ganaba 1 o 2 etapas adicionales. Recuerden que el R7 era compuesto de 2 etapas. Así, estas etapas adicionales son responsables por un amplio rango de fracasos. 



Las naves Luna se quedarian de vacaciones forzadas, y solo volverian a ir a la Luna em 1963. 
En la orbita terrestre, siguen los vuelos de prueba de las naves tripuladas Vostok. En algunos, se lleva pasajeros caninos. Hay un grande interés en dejar a punto las naves Vostok, pues ellas van a ser la base también para vehículos militares destinados a fotoreconocimiento. Estas naves van a ganar el nombre de Zenith.

El escogido

Las viajes espaciales ya habían sido realizadas siglos antes de los cohetes en la imaginación de los escritores, como Luciano de Samosata, Ludovico Ariosto, Francis Godwin, Cyrano de Bergerac y Jules Verne. Este último llego a un grado de sofisticación tal que sus historias espaciales tienen mucho en común con los vuelos espaciales, con la sensible diferencia que Verne escribió 1 siglo antes de que el vuelo espacial fuera realidad. 
A principio, surge la idea, la fantasía, el cuento. Después, viene el cálculo científico. Entonces, los hombres prácticos hacen la idea realidad. 
Estas palabras son del genio ruso Tsiolkowski, que murió en el mismo año en que nacía el protagonista de este mensaje. 
Yuri Alekseyevich Gagarin. 
Ruso, 27 años, casado con una mujer de nombre Valentina, y con 2 hijas, Yelena, con 1 año, y Galia, con 4 semanas. Peso de 64 kilos, 1, 60 de altura. 
Gagarin fue escogido por el propio Korolev para la histórica misión. Guerman Titov seria su backup. 
Un poco después de la medianoche del día 12 de abril de 1961, nuestro héroe se levanta temprano, para hacer sus ejercicios. A las 2 de la mañana, adentra a las instalaciones del cosmodromo, donde la temperatura era de 40 grados bajo cero. El día prometía ser bueno.







Faltando 2 horas para el lanzamiento, a las 7 de la mañana, Gagarin ya esta con su ropa de cosmonauta y su casco blanco sobre la cabeza. Aprieta una decena de manos amigas, y sube al elevador para llegar al tope de su cohete. Gritos de entusiasmo del equipo en tierra hacen que el cosmonauta mantenga las 2 manos erguidas, cosa típica de los vencedores
Nueve horas y 7 minutos, hora de Moscú. 
Natchinai, zhar! 
Parte el Ícaro moderno para su misión. Después de 5 minutos, ya se encuentra en el espacio. "Yo veo la Tierra, ella es azul!". Una frase simples, pero se quedaría archivada en muchos libros de historia. Su vuelo de 108 minutos fue suficiente para completar una vuelta completa en nuestro planeta. 
Su nave, llamada Vostok, que quiere decir Oriente, tenía 5 toneladas y área interna de 8 metros cúbicos. No tenía capacidad de maniobras orbitales, y era una grande esfera. Al volver para la Tierra, el cosmonauta se eyectaba al atingir 8 kilómetros de altitud. 
Pocas horas después, la Radio Moscú anuncia al mundo que el primer cosmonauta volvió de su misión espacial bien sucedida. Quien fue el encargado de dar la noticia fue el famoso radialista ruso Yuri Levitan, el mismo que transmitió la noticia de la rendición alemana y el final del segundo conflicto mundial. 
Una inmensa multitud invade las calles de Moscú. El comercio y las fábricas cierran sus puertas. Una grande fiesta, tan grande cuanta aquella que celebró el final de la guerra, envuelve la ciudad de los antiguos czares. A cada instante, nuevas noticias y más detalles sobre el histórico vuelo. Hasta adonde la vista alcanza, es solo alegría. 
Transcurridos 16 años del final de la guerra, los rusos habían se recuperado de las ruinas y ahora construían, en aquel instante, el mayor acontecimiento científico de toda la historia de la civilización. No era una victoria de una única persona, era la victoria de todo un pueblo. Se lo merecían. Muchos ni debían creer que después de tantos sacrificios, un día la Madre Rusia no solamente estaría nuevamente de pié, sino en la delantera de las potencias del Occidente. 
Era un momento especial. 
Así como los astrólogos tentan adivinar las cosas en la Tierra mirando los fenómenos celestes, muchos intentaron dar al primer vuelo espacial algún significado especial. Para algunos, tenía un sentido universal, para otros, como el premier ruso Kruschev, lo más importante era que la primera voz que vino del espacio hablaba ruso. 
Que los países capitalistas intenten alcanzarnos. 
Los "capitalistas" solo harían lo mismo en 20 de febrero de 1962, con el histórico vuelo de John Glenn, transmitido en directo a millones de norte americanos. 
Pero, despues del vuelo de Gagarin, el presidente de EEUU, Kennedy, lanzó el desafió de llegar a la Luna antes de terminar la década. Ahora las cosas se quedarían muy serias. Hasta aquel momento, los rusos estaban en la delantera de la carrera espacial 
Los vuelos de las Vostok durarían hasta el año de 1963, cada uno siempre con 1 tripulante. En el último vuelo Vostok, se reservó una grande sorpresa, la primera mujer cosmonauta, Valentina Tereschkowa. Al total, fueron 6 los vuelos de estas naves. 


Cuales serian las ideas rusas para ir a la Luna?




 Noticias como estas que se pueden ver arriba eran comunes en el principio de la carrera espacial. Los Estados Unidos no estaban parados viendo los progresos de Moscú, pero la impresión que un ciudadano común tendría de las cosas espaciales era que solo los soviéticos tenían la iniciativa, y que la América se limitaba tan solamente a copiar los pasos rusos.Pronto los EEUU no tardarían en recuperar el tiempo perdido, y la carrera espacial seria más atrayente a los ojos de los espectadores mundiales.
Despues del vuelo de Gagarin, el partido comunista no formalizó la meta de llevar un hombre a la Luna. Esto seria una tarea muy complexa y con costo alto, y los miembros del Presidium de la URSS dudaban que América realmente estuviera hablando serio cuando decía que llevaría hasta el final de la década un hombre a la Luna.
De todas formas, fue indicado a Chelomei el estudio de misiones lunares. Korolev continuaría con los vuelos espaciales terrestres. Korolev quería construir la nave que llevaría los rusos al otro mundo, así que en 1961 salía de las mesas de diseño la Soyuz, que quiere decir unión. Esta primera versión de la Soyuz, llamada Soyuz A, tenia una cierta semejanza con las Soyuz y Shenzhou actuales. La diferencia mayor era el modulo orbital, que era cilíndrico, y no esférico, como es actualmente.
Mismo tiendo sido concebida en 1961, muchas tecnologías no estaban listas, bien como muchas pruebas eran necesarias.
Muchos planes fueron creados para el fim de llegar a la Luna. Voy a comentar algunos:
a) montaje del nave lunar en orbita terrestre. Este modelo tiene la ventaja de utilizar los cohetes que estaban disponibles en aquel momento. Para transporte de la tripulación y montaje del complexo en orbita, se utilizaría una Vostok. Como desventaja, la Vostok no era apropiada para vuelos lunares, y la técnica de docking y rendez vous nunca havia sido probada.
b) Una nave completa seria lanzada por 1 único cohete, lo que es llamado de ascenso directo. Como ventaja, no limitaba los puntos de alunisaje al ecuador lunar. Como desventaja, requería un cohete muy poderoso. El cohete que seria creado seria llamado UR-700
c) Dos naves, lanzadas por 1 único cohete. Estas naves serian una Soyuz, y una otra para alunizar. Como desventajas, requería un cohete poderoso, y limitaba los locales de alunisaje al ecuador lunar. El cohete a ser utilizado se llamaría N1
De estos planes, se puede concluir que se necesitaba 2 cosas: Cohete y acoplajes.
La disputa entre Korolev y Chelomei para ver quien se quedaba con la Luna tenia un tercer participante, Glusko. Mismo no teniendo ninguna parte en los planes, Glusko era el responsable por los mejores motores fabricados en la URSS. Así, sea quien sea el escogido, habría de se entender con él después.


Solamente en 30 de diciembre de 1964, el partido comunista formaliza la meta de ir a la Luna. Korolev fue es escogido, pero Chelomei también tomaría parte de los esfuerzos lunares. Se autorizó la construcción de 16 cohetes y naves. El primero lanzamiento de un N1 seria en el primer trimestre de 1966, y las alunisaje entre 1967 a 1968.
Los proyectos soviéticos se quedaron así:
L1 - Una nave Soyuz lunar, llamada Zond, seria lanzada por un cohete UR-500 (Proton), hecho por Chelomei, para un viaje circunlunar tripulado con 1 cosmonauta.
L2 - Era un rover lunar, a ser empleado en la exploración lunar. Fue el ancestral del futuro Lunakhod
L3 - Una nave Soyuz y un modulo lunar basado en el modulo orbital Soyuz, llamada LK, serian lanzadas por el cohete N1. La tripulación seria de 2 cosmonautas, uno en la Soyuz, otro el en LK. Las misiones en la Luna no podrían exceder 2 días, pues el LK era bien pequeño.
Mismo con planes definidos un poco tarde, había mucho que hacer. No se sabia si los cosmonautas podrían salir de sus naves, aguantar longos periodos en el espacio, acoplar con otras naves o mismo alunizar de forma segura.

Fuente: http://www.launchpad9.hpg.ig.com.br/historia/de_las_estepas_hacia_la_luna.htm 
Reflexión sobre la nota publicada hace unos día con el tema: "Logran crear una célula controlada por una genoma sintético"

En marzo de 2010, un juez de Nueva York invalidó el patentamiento de genes humanos y sembró serias dudas sobre el futuro de la industria biotecnológica...





El 29 de marzo de 2010 el juez Robert Sweet del distrito de Nueva York invalidó el patentamiento de genes humanos en respuesta a la demanda interpuesta por varias asociaciones, incluyendo la Unión Americana por las libertades civiles. 

El juez anuló las patentes sobre los genes BRCA1 y BRCA2, relacionados con el cáncer de mama y de ovarios, otorgadas a la empresa de biotecnología Myriad Genetics. 

Sweet dictaminó que "la identificación de las secuencias del BRCA1 y BRCA2 es un hito científico de un valor incuestionable por el que Myriad merece reconocimiento, pero esto no implica que sea algo sobre lo que puedan poseer una patente". 

El magistrado argumentó que dichos genes "son productos de la naturaleza, no invenciones, y por tanto no pueden estar sujetos a las leyes de propiedad intelectual". 

Y concluyó: "La purificación de un producto natural, sin más, no puede transformarse en una patente. Y como el ADN aislado no es diferente del ADN en estado natural, no es patentable". 


Ahora bien, ¿qué significa esto para el negocio biotecnológico? 


Actualmente, cerca del 20% de los genes humanos conocidos están protegidos por unas 2.000 patentes genéticas. 

Si la sentencia apelada por Myriad Genetics queda firme, éste será el principio del fin de la patentabilidad de genes humanos, conllevaría grandes pérdidas económicas para las empresas que han realizado estas inversiones y sembraría serias dudas sobre el futuro de la industria biotecnológica. 

En la actualidad, prima a nivel mundial el criterio por el cual la descripción de las secuencias de bases de un gen en su estado natural es un descubrimiento y, por lo tanto, no debe ser motivo de patentes.

Pero la respuesta de la industria no tardó en llegar. 

El 20 de mayo, en la versión online de la revista Science se publicó un trabajo de investigación ("Creation of a Bacterial Cell Controlled by a Chemically Synthesized Genome") en el cual el Dr. Daniel G. Gibson y un impresionante equipo de colaboradores dirigido por Craig Venter, del J. Craig Venter Institute, logró trasplantar un genoma sintético totalmente realizado en el laboratorio, con el cual reemplazaron el de una bacteria cambiándole su identidad. 

La noticia sobre la primera célula con genoma obtenido mediante síntesis química estalló en los medios con titulares tales como "se creó vida artificial" o "la vida sintética". 

Pero estos llamativos titulares no han dejado vislumbrar un ángulo muy particular vinculado a la publicación científica. 

Tal vez lo más importante sea el hecho de que un genoma sintético SÍ es un invento y, por lo tanto, se podrá patentar: una interesante alternativa al fallo judicial para continuar con el sostenido crecimiento de la industria biotecnológica. 

Diseñar genomas sintéticos, más allá de destrabar las patentes relacionadas con la salud, permitiría, según los comentarios de los investigadores, "inventar" y disponer de suficientes genomas de modo de lograr microalgas como para producir, en un sólo paso, biocombustibles renovables en cantidad suficiente como para reemplazar a los actuales. 

El ejemplo dado sería una gran solución para un gran problema. No obstante, subyace alrededor de las "células sintéticas" la necesidad prioritaria de brindar una respuesta contundente al problema de patentabilidad genética. 

Al parecer nada se podrá oponer al crecimiento exponencial del conocimiento biotecnológico. Tal vez la primera célula con genes sintéticos sea el inicio de un camino sin trabas legales hacia una nueva revolución industrial. 

Alberto D'Andrea


  
 por Marcelo Jeremías

A primera vista la civilización humana en pos de su progreso logra salvar cierta barrera legal y esto es lo que felizmente señala el señor Alberto D´Andrea en el artículo que aparece como nota del diario Clarín en el item (o blog de Materiabiz) del día 29 de mayo de 2010.
 Es que el panorama que se abre a partir de la posibilidad de la manipulaciòn genética es algo asombroso, como lo es la cura del cancer o incluso la extensión de la vida humana a períodos mucho mayores que el actual o mismo la "invención" de algas que pueden perfectamente funcionar como biocombustibles y así resolver el acuciante problema de la escasez de los combustibles fósiles que se avecina.
 Sin embargo la otra campana dice que no es moralmente sensato ponerle precio al "genoma humano" y esto tiene colación con cierta base legal que considera a la esclavitud en el pasado como una etapa felizmente superada por la humanidad del presente, pero ¿como relacionamos estas dos ideas?.
 A mi juicio lo que está ocurriendo es que existe una enorme inversión en lo que hoy se suele llamar "biotecnología" y ciertamente aunque la investigación científica tiene extensivamente fines altruístas no necesariamente los fines son controlados por los investigadores y esto es porque estos tienen que rendir cuenta al laboratorio que los contrata, laboratorio que es la cara creativa de una multinacional (o empresa constituída por capitales de orígen anónimo) que en lo último que pueden pensar es en la consecuencia ética de su oferta y así es muy probable que le ofrezcan a un multimillonario del petróleo una terapia genética "revolucionaria" simplemente por la capacidad de pago de este sujeto antes que considerar otro nivel de valores y eso lo constatamos en la desigualdad social de todos los días.
 De algún modo hay una trampa en un par de palabras utilizadas sin profundizar por Alberto D´Andrea o en todo caso por los mismos laboratorios y la primer palabra tramposa es la palabra "sintético" como algo opuesto a cierto origen "natural" cuando en realidad lo que ocurre es que lo que el hombre desarrolla en un laboratorio contemporáneo es su capacidad de "intromisión" en la información de la célula, y un nivel más profundo de esa intromisión es lo que en este caso se llama "sintético" como opuesto de "biológico", pero en lo concreto la utilización de ese término suena más a un intento de saltar una valla legal que a algo original en sí: _es decir que cuando en los diarios leemos que el hombre acaba de crear la primer "célula sintética" lo que en realidad ocurre es que en un laboratorio de investigación genética se logró profundizar en lo que es la transmisión de la información de la célula manipulando (desplazando e implantando en este caso) información de una célula para llevarla a otra. Y si el caso es que el origen del genoma implantado es un ordenador la situación no es tan diferente a la de un rayo de luz modificado por un prisma porque aunque con un prisma y diferente tipo de cristales es posible producir distintos efectos y consecuencias con la luz no por eso el dueño de la fábrica de cristales es el propietario de toda la luz del universo, ni tampoco es razonable considerar que porque alguien haya descifrado el rango de frecuencia que hace a un color determinado cada vez que miramos ese color en la naturaleza tenemos que pagarle un dinero (o alguna forma de derecho de propiedad intelectual) al laboratorio que contrató a la persona que codificó por primera vez esa frecuencia aunque una de las consecuencias de su hallazgo haya sido por ejemplo el invento de "la televisión" que tantos cambios produjo en la sociedad moderna.
 Consecuencias más nefastas de todo esto ya fueron anticipadas por pensadores lúcidos como Arthur C. Clarke o George Orwell en el siglo XX y no nos resultaría dificil interpolar alguna de estas ideas como lo que son las fantasías insanamente infantiles de cierta humanidad capitalista que se encuentra tan próxima de crear (por ejemplo) seres humanos clonados que dentro del sistema económico del presente pueden reemplazar la mano de obra "esclava" que existió hasta bien entrado el siglo XIX, es que como un ser clonado en definitiva no tiene madre o padre para el discurso imperialista ese ser carece de los derechos civiles básicos que sí son otorgados (a regañadientes y después de siglos de lucha) a las personas "normales". Aunque seguramente si esto ocurre en un tiempo cercano a los humanos "normales" se nos diga que los seres clonados "nacieron con una capacidad genética innata para tal o cual tarea" y esto como considerando que el problema de la libertad no es algo "innato" a todos los seres vivos.
 La otra palabra "tramposa" que uno (humildemente) encuentra en el texto del señor D´Andrea es la palabra "industria" como signo de "civilización", es decir que este inteligente caballero considera que la industria (de la biotecnología) encontró la solución al problema legal planteado, cuando en realidad el hecho de la prohibición de patentar el genoma humano (es decir atribuirle un derecho intelectual o de autor) a una secuencia de información determinada de una célula humana más que un problema "legal" es un punto de referencia ético, ya que una ley facilmente puede ser cambiada por otra pero un principio raiz es un fundamento que le da sentido a la existencia y eso no es negociable. En definitiva la dignidad humana y de la vida toda no son cosas a las que debamos opacar con la manipulación genética.
 Aquí podemos traer a colación el caso de Monsanto, que es una firma que se ocupa de la promoción del monocultivo extensivo modificando semillas genéticamente y produciendo herbicidas (a base de amoníacos) que parecían ser el fin de todos los pastos o hierbas silvestres del planeta y cuyo control esta empresa definía como absoluto en función del "beneficio económico" como el objetivo fundamental propuesto al agricultor en términos de "rendimiento por hectárea". La cuestión es que recientemente apareció una mutación "natural" del "amaranto" resistente al amoníaco que amenaza a los grandes campos sembrados con soja y la paradoja es que la semilla de esta planta tiene cualidades alimenticias superiores incluso a los de la soja (sobre la que hay montada una enorme industria de subproductos).
 Entonces vemos que estas estrategias empresariales "demasiado simples o racistas como pretensión del control absoluto del paisaje" obedecen a fines de utilidad económica oportunista relacionado con la sociedad de mercado en la que estamos inmersos. El problema es que de esta manera olvidamos que las plantas y seres vivos tienen algunos cuantos miles de años más que las modernas y deficientes teorías económicas con las cuales algunas personas intentan desafinar el concierto de la vida. Y en este mismo sentido uno se pregunta:_ ¿porque en vez de esforzarnos tanto en perpetuar el modelo de sociedad decadente en el cual vivimos modificando genéticamente a los seres vivos para usarlos depredando nuestro entorno no empezamos a pensar en cambiar las pautas sociales más básicas que hacen a este monetarismo tan carente de principios filosóficos y perspectivas vitales para así producir un cambio o revolución en un nuevo cuerpo de identidad que abarque a la tierra toda?
 ¿demasiado idealismo en esta idea?

 Interesantes nuevos paradigmas y conceptos acerca de la posibilidad de vivir en armonía con la naturaleza y todos los seres desarrolla Jacque Fresco en lo que (por ejemplo) se denominó "Proyecto Venus" y aquí nos encontramos con un pensador que es un inventor, arquitecto y diseñador social que hace meditar a la gente con ciertos conceptos muy especiales que uno (por simple humildad) no va a intentar repetir sin reflexionar.



METRÓPOLIS

(Metropolis, 1927) Fritz Lang



I. Las distintas versiones de una obra maestra

Metrópolis constituye uno de los casos más complejos a la par que apasionantes de toda la Historia del Cine. Pocas películas han sido tan masacradas, mutadas y mutiladas como ésta y, a la par, de pocas se puede tener una visión tan conjunta y completa de lo que el film podría haber ofrecido de no haber caído en manos inadecuadas. Quede claro que laMetrópolis, tal y como fue concebida por el genio creador de Lang (y por el ambiguo humanismo de Thea Von Harbou) sólo se ha podido ver en Alemania entre enero y mayo de 1927. El estreno en Estados Unidos en abril de ese mismo año reducía sus 170 minutos originales a 120, convirtiéndose en la versión que también se exhibiría en Alemania meses más tarde. Asimismo, este es el minutaje más común, incluso en la actualidad.
Sin embargo, versiones posteriores han ido amputando elementos y transformando diversos componentes argumentales sin la más mínima consideración a la estructura de la obra original. Varias adaptaciones de Estados Unidos reducían la duración del film a 94 minutos, cambiando el nombre de diversos personajes (en algunas copias, John Fredersen se llama, nada más y nada menos, que John Masterman) y las relaciones entre ellos (la de Fredersen con el científico Rotwang, por ejemplo, que obvia el tenso enfrentamiento entre ambos y el recuerdo de la fallecida Helm por una marciana vinculación de amo y servidor) (1). La versión más completa que se conoce es la reconstruida por el historiador Enno Patalas que, con sus 147 minutos de duración, sí puede dar una idea más cercana a lo que aquel grupo de privilegiados espectadores pudieron disfrutar en Berlín el 10 de enero de 1927.

II. Arquitectura, ritmo y narración

El porqué Metrópolis, aún a pesar de todo lo sufrido, es una pieza que conserva intacto su inquebrantable impacto se debe a dos elementos fundamentales: por un lado, el infravalorado guión de Thea Von Harbou, conscientemente impreciso y contradictorio. Por otro, la mirada geométrica, calcuradora y, a la vez, pasional de un Lang en la plenitud de su talento.
Cabe decir, si comenzamos por este último punto, que Metrópolis no es un film expresionista, contrariamente a la opinión mayoritaria que la considera la última obra del movimiento. La película, concretamente, es fruto de un eclecticismo artístico y arquitectónico que revela, en el fondo, el profundo conocimiento de Lang en el campo de la arquitectura y su pasmosa maestría para la construcción de decorados con auténtica entidad dramática. Por la película desfilan elementos vinculados al futurismo de Umberto Boccioni (el constante movimiento de las máquinas al comienzo del film e, incluso, el diseño del robot andrógino); a la arquitectura de la Bauhaus en todo el diseño de la Metrópolis, que parece escenificar visualmente la fusión entre el arte y la ingeniería preconizada por Walter Gropius, fundador de la escuela; e, incluso, el Art Déco en una gran parte de la decoración de interiores. Únicamente, la persecución de María en las grutas, con la impresionante utilización de la luz de la linterna como foco de angustia, y el exterior de la casa de Rotwang pueden ser considerados los únicos enlaces que unen aMetrópolis con el expresionismo. El impresionante logro de Lang consiste en la fusión de todo ello y, asimismo, en la creación de un universo propio que, muy a pesar de tener todas las influencias ya esbozadas, posee una personalidad y una consistencia absolutamente independientes. Amén de ello, la capacidad del cineasta para dotar a todo el envoltorio escenográfico de un protagonismo absoluto revela la preocupación de Lang por la integración de todos y cada uno de los dispositivos que conforman el plano y, por consiguiente, la creación de un asombroso cosmos unitario. La misma disposición y movimiento de los actores, por ejemplo, revela la extrema obsesión de Lang por el espacio, ya que estos se encuentran distibuidos atendiendo a una lógica geométrica, potenciando las disposiciones verticales (John Fredersen, Rotwang, Slim), planificadas generalmente de perfil, en contraste con los primeros planos frontales de Freder o María, integrados en la escena con mucha menos rigidez. De igual manera, los movimientos y los gestos de los intérpretes ya definen, por sí mismos, su propia personalidad y el núcleo semántico de la historia, sustentado, nuevamente, en la antítesis: los obreros del comienzo van en grupos de seis, caminando con parsimoniosa letanía y sin rostro, los hijos de la elite se explayan en la superficie sin orden aparente, con Fredersen en primer plano y corriendo de forma lúdica; el rostro de John Fredersen es inexpresivo y tenso; el de su hijo, histriónico y gesticulante; la María humana se mueve y desplaza con gestos tranquilos y pausados, su robot es nervioso y de ademanes violentos. Es decir, un cúmulo de intenciones ocultas en cada resquicio del film que dan cuerpo al apasionante imaginario del Lang alemán.
Igualmente, la capacidad del cineasta para controlar el ritmo de la película mediante un prodigioso trabajo de montaje y un exacto control de la duración de los planos, se erige en otro factor fundamental del film. La construcción narrativa de Metrópolis es laberíntica, compleja y oscura en la que hasta cinco situaciones simultáneas se ofrecen de manera alterna, generalmente estructurada en bloques de tres escisiones argumentales, cuyos personajes se van cruzando, separando y uniendo según corresponde. El ejemplo más evidente se encuentra en el tercio final: la persecución de un grupo de obreros a María, a quien toman por el robot que los ha conducido a la catástrofe, se cruza con otro grupo que ha encontrado al autómata y procede a su destrucción. La maestría de Lang para que todo el entramado resulte lógico y verosímil es, de todo punto, admirable concediendo un aspecto de frescura y emoción tan sorprendente que todo el armazón narrativo apenas queda visible.




Por su parte, el guión de Thea Von Harbou al que se aludía anteriormente, posee un conjunto de matices sobresalientes, más allá de las opiniones generalmente desfavorables recibidas a lo largo de los años. De hecho, se suele considerar Metrópolis una obra más "visual" que "argumental", aludiendo a que Thea Von Harbou siempre ha sido la causante de la inclinación de los films mudos de Lang hacia los seriales y los argumentos más populistas, y a que algunos aspectos de la historia no contaban con la plena aprobación del cineasta (la secuencia final, por ejemplo). Dejando de lado estas consideraciones, de todo punto discutibles, lo cierto es que Metrópolis tiene una de sus mayores bazas en el guión de la escritora. Deliberadamente simbólico (las referencias bíblicas son más que evidentes) y totalmente reaccionario en su carácter profético y en sus aristas morales más básicas, estos elementos, a priori negativos, acaban por definir el carácter temático del film, acercándolo a unas tendencias tan extremas que llegan a parecer cándidas. El discurso de Von Harbou, al igual que la planificación de Lang, se basa en el contraste: utiliza una compleja carga de profundidad que sólo oculta unas intenciones absolutamente ingenuas. No únicamente porque "el pueblo alemán" (a quien dedicó, dicho sea de paso, su anterior guión, Los Nibelungos —otra de las magnum opus de Lang—) venía de sufrir una gravísima crisis económica, que tuvo su punto álgido sólo tres años antes, y necesitaba este tipo de mensajes demagógicos que insuflaran moral, sino por su propia formación y mentalidad que la llevó a desplazarse paulatinamente de la figura de Lang y convertirse, a partir de 1933, en una de las más fieles seguidoras del nacionalsocialismo. El pacto social entre el capitalista y el trabajador, por citar la secuencia más discutida del film, no es más que una metonimia visceral de todo lo apuntado y la muestra más clarividente del mensaje de la guionista.
Metrópolis, con todo lo ya dicho y lo muchísimo que quedaría por decir, con sus contradicciones, sus oposiciones, su vanguardista concepto arquitectónico, su estructura y con el inmenso talento de todos y cada uno de los miembros del equipo a las órdenes de Lang es, sin discusión alguna, una de las grandes obras de la Historia del Arte.

Explicada la conductividad "imposible"  
Un avance que podría llevar a nuevas posibilidades para la nanoelectrónica.

Pon en contacto dos materiales que por sí mismos no son conductores y, exactamente en el punto de unión, sucederá algo notable: en ese punto preciso, es posible la conducción. Los investigadores del Instituto para Nanotecnología MESA+ de la Universidad de Twente, junto a colegas de Munich, Berkeley y Davis, han demostrado ahora que en este interfaz se crean dos “rutas” conductoras paralelas, con una separación de apenas un nanómetro. Éste no es sólo un avance en nuestra comprensión del fenómeno, sino que también abre posibilidades a una nueva forma de nanoelectrónica. Los investigadores publican sus hallazgos en la revista Physical Review Letters.

Los investigadores de la Universidad de Twente habían demostrado anteriormente que dos óxidos metálicos no conductores podían conducir en el punto exacto donde entraban en contacto, y que los óxidos metálicos no magnéticos “súbitamente” se hacían magnéticos en su interfaz, por ejemplo en la combinación del titanato de estroncio y el aluminato de lantano. Cuando estos dos óxidos complejos entran en contacto, distintos iones están presentes en ambos interfaces cristalinos, todos con sus propias cargas. Cuando entran en contacto, tiene lugar una reordenación de la carga, conocida como reconstrucción electrónica.
En el punto en que los electrones son más numerosos, pueden conducir la electricidad. Al mismo tiempo, se esperaría que los huecos – portadores de carga positiva – se crearían en cualquier parte de la estructura, donde se colocasen los electrones originales. Los nuevos cálculos y experimentos han demostrado ahora que estos huecos existen en realidad, y que los huecos y electrones se mueven en paralelo entre sí, con un espacio de apenas un nanómetro entre ellos. Éste no es sólo un avance en la comprensión de la conducción en el interfaz, sino que abre un nuevo camino a nuevas aplicaciones que no son posibles con los semiconductores electrónicos actuales. Una apasionante posibilidad, por ejemplo, es la interacción que podría tener lugar entre estas capas conductoras, que están muy cerca, con nuevas partículas y estados cuánticos como resultado.
Una unidad celular es suficiente
Es más, hasta ahora se asumía que se necesitaban óxidos con un grosor específico para lograr este efecto. No obstante, la investigación recientemente publicada muestra que el mecanismo tiene lugar incluso con un grosor de sólo una unidad celular: sólo una capa en el cristal. El Instituto MESA+ para Nanotecnología tiene unas instalaciones únicas para construir este tipo de capas atómicas de óxidos, y de esta forma crear materiales con una asombrosa variedad de propiedades.
Los nuevos resultados fueron obtenidos por un gran equipo internacional de investigación. Además de Munich, Davis y Berkeley, estuvieron implicados cuatro grupos de investigación de MESA+: Ciencias de Materiales Inorgánicos, Materiales NanoElectrónicos, Aspectos Físicos de la Nanoelectrónica y Sistemas Electrónicos Correlados e Interfaces. La investigación estuvo patrocinada desde los Países Bajos por becas FOM, NWO, VIDI y VICI además de NANONED.



El sentido de la equidad y la desigualdad se desarrolla con el tiempo


Investigadores noruegos afirman que las personas durante su infancia son igualitarias
y se muestran contentas con repartir las cosas equitativamente entre los miembros
 de un grupo. Sin embargo, conforme estos niños y niñas progresan desde la
 escuela primaria y pasan a la adolescencia, su sentido de equidad cambia hacia una
 ideología basada más en el mérito.


“La creciente exposición de los adolescentes a actividades con base a los logros podría ser una de las razones por las cuales los jóvenes pasan de ser en la infancia más igualitarios a actitudes basadas más en los méritos”, explican los expertos.
El estudio, que se publica en el último número de la revista Science, está liderado por Ingvild Almås, investigadora de la Universidad de Oslo (Noruega). Los expertos han aplicado una versión modificada del juego del dictador - un juego de intercambio económico- a un grupo de 500 niños y niñas de entre quinto y 13º grado.
“Adaptamos este juego en el que cada participante comparte una cantidad de dinero, por ejemplo 10 dólares, a nuestro experimento. En nuestro estudio, los individuos tenían que trabajar por el dinero. Esto permite que existan diferencias en el tiempo de trabajo, en la productividad, y en el precio que reciben por su producción. En la segunda parte del experimento se introducen consideraciones de eficiencia”, declara a SINC Almås.
Las experiencias sociales modelan el concepto de igualdad
Los hallazgos demuestran que, conforme los niños crecen, ponen más énfasis en la producción real de la gente. Asimismo, el estudio señala que las experiencias sociales juegan un papel importante a la hora de moldear los conceptos de equidad en los niños.
“La gran mayoría de los estudiantes de quinto grado eran “igualitarios estrictos”, sin embargo, el alumnado de cursos más altos consideraba el éxito individual como algo cada vez más importante al dividir su riqueza”, señala el estudio.
Según los investigadores, un alto porcentaje de la gente adulta cree que los logros individuales, así como las influencias externas, pueden justificar la distribución no equitativa de los ingresos.
“Es especialmente relevante para la discusión de este trabajo, cómo son recompensadas las contribuciones individuales. Esperamos que los hogares, instituciones como colegios o aquellas que realizan actividades sociales, como por ejemplo las relacionadas con los deportes, puedan influir en la actitud de los jóvenes”, declara la investigadora.

Icarus el hijo de Daedalus


Proponen rediseñar el proyecto de la nave Daedalus para adaptar así el proyecto de viaje a una estrella cercana a la luz de los nuevos conocimientos que se han ido adquiriendo.

Si hay una cosa que nos diferencia del resto de los animales es nuestra capacidad de soñar despiertos. Podemos soñar, por ejemplo, con poder viajar a las estrellas, con dejar este planeta y pisar otros en donde también haya vida y seres inteligentes. Ahora que estamos descubriendo muchos otros planetas allá arriba la idea de poder visitarlos se torna muy seductora, y lo será aún más cuando descubramos planetas similares a la Tierra. Aunque viajar a las estrellas es relativamente fácil, hacerlo en un tiempo que no sea excesivo es muy difícil. Viajar con la tecnología convencional a la estrella más cercana y tardar miles de años no parece un proyecto muy atractivo.

Hace más de treinta años que la British Interplanetary Society propuso el proyecto Daedalus, que era un diseño conceptual de lo que podría ser una nave espacial no tripulada de dos etapas que, en el transcurso de una vida humana (50 años), alcanzara una estrella cercana. Se propuso la estrella Barnard, a 6 años luz de distancia, porque en aquel entonces se creía que tenías planetas orbitando en torno a ella (luego se vio que no era así).

Pero los conocimientos sobre fusión nuclear u otras tecnologías que permitirían construir esta nave han avanzado durante todo este tiempo. Ahora esta misma sociedad se ha juntado con la fundación Tau Zero y pretende rediseñado el Daedalus. El nuevo proyecto, como no podía ser de otra manera, se llama Icarus. Como producto secundario de este estudio estaría el que podemos ser conscientes de los avances realizados en fusión nuclear desde que se concibió Daedalus por primera vez.

En el diseño original se realizaba la fusión nuclear de unas bolitas de deuterio y He3 gracias a unos haces de electrones. Las bolitas explotaban y sus subproductos se desviaban con un paraguas magnético para que así hicieran de flujo de empuje. La operación que se realizaba cientos de veces por segundo para así tener un empuje suave que proporcionaría una aceleración tal que permitiera alcanzar un 12% de la velocidad de la luz.

Hacer que un sistema así funcione ininterrumpidamente durante 50 años en condiciones tan extremas es todo un desafío, por no decir casi imposible. El acopio de combustible es también un problema. Además, en el sistema original no se detenía la nave al llegar al nuevo sistema, sino que pasaba de largo. En definitiva, la condición de los 50 años pesaba mucho sobre ese diseño. Porque diseñar cuyo resultado no se va a ver no es asumible por una sociedad que ya no construye catedrales góticas.

¿Puede ser el proyecto Icarus más exitoso? No lo sabemos aun, pues todavía están trabajando en el proyecto y el artículo publicado en los ArXiv no es más un análisis de los problemas de Daedalus y una lista de buenas intenciones sobre Icarus. En otras palabras, una propuesta para ver si se encuentra financiación para los estudios teóricos.

No estaría mal disponer de un diseño de una nave espacial realista y práctica basada en Física no especulativa que permita viajar a alguna estrella cercana. Soñar es gratis, o casi.
 
Fuente: http://neofronteras.com/?p=3149

Crean neuronas a partir de otras células del cerebro

 

Este avance podría favorecer el desarrollo de tratamientos alternativos para enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer


Científicos del Centro Helmholtz de Munich, en Alemania, han conseguido convertir unas células del cerebro denominadas células gliales, en dos clases diferentes de neuronas. El logro fue posible gracias a la reprogramación celular, que permitió que las células gliales realizaran sinapsis, de la misma manera que lo hacen las células nerviosas. Este avance podría ayudar en un futuro al desarrollo de tratamientos para curar ciertos trastornos neurodegenerativos, como el Alzheimer.


Un equipo de investigadores integrantes del proyecto de la Unión Europea EUTRACC ha conseguido convertir unas células del cerebro conocidas como células gliales en dos clases diferentes de neuronas.

Este logro podría propiciar importantes avances en el tratamiento de ciertas patologías neurodegenerativas, como el Alzheimer o los derrames cerebrales, publica la agencia de noticias Cordis.

La células gliales (o glía) son células del sistema nervioso que se encargan principalmente de funcionar como soporte para las neuronas. Además, intervienen de forma activa en el procesamiento cerebral de la información.

Estas células vienen a ser el “pegamento” del sistema nervioso, porque envuelven a las neuronas. Además, las glía proporcionan a las neuronas los nutrientes y el oxígeno que necesitan, separan a unas neuronas de otras, las protegen de patógenos o las eliminan cuando las neuronas mueren.

El presente estudio, dirigido por Magdalena Götz y Benedikt Berninger, del Centro Helmholtz de Munich, en Alemania, se centró en un tipo concreto de células gliales: las astroglía, también conocidas como astrocitos.

Las astroglía son uno de los tipos más comunes de células gliales, y reciben su nombre de su forma de estrella, ya que presentan varias prolongaciones que conforman un entramado de soporte para las neuronas.

Durante el desarrollo embrionario del cerebro, estas células gliales pueden dar lugar a neuronas o, simplemente, entrar a formar parte del entramado en el que las neuronas nuevas se asientan.

Reprogramación celular

Lo que los científicos del Centro Helmholtz de Munich han conseguido es inducir la transformación de los astrocitos en dos tipos de neuronas corticales: neuronas excitadoras y neuronas inhibidoras.
Lo lograron mediante la expresión selectiva de factores de transcripción específicos, proteínas que se unen a secuencias concretas de ADN (ácido desoxirribonucleico) y controlan la transferencia de información genética.

En palabras de los investigadores, publicadas por Cordis, lo que se consiguió fue reprogramar las autoglía o neuronas nuevas, para que éstas desarrollasen sinapsis funcionales. Las sinapsis son las uniones interneuronales, los contactos entre las neuronas, a través de los que se transmiten los impulsos nerviosos.

Así, las autoglía o astrocitos fueron capaces, según el factor de transcripción utilizado, de emitir sustancias neurotransmisoras bien excitadoras o bien inhibidoras, tal y como lo haría cualquier neurona. Los neurotransmisores son biomoléculas que las neuronas generan y que se vierten de una neurona a otra, provocando en ésta última una acción determinada.

Según explican los investigadores en un artículo aparecido en la revista PlosBiology, este logro abre nuevas vías hacia el uso potencial de los astrocitos para la reparación de la corteza cerebral, de daños neuronales causados por enfermedades neurodegenerativas.

Neuronas a partir de otras células

Anteriormente, ya se había anunciado en diversas ocasiones la creación de neuronas o células nerviosas a partir de otras células.

Por ejemplo, el pasado mes de enero, la revista Nature publicó un artículo en el que investigadores de la Universidad de Stanford explicaban cómo habían conseguido convertir fibroblastos (células de la piel) de ratón en neuronas, mediante la identificación de determinados genes que hicieron factible esta transformación. Las células resultantes establecieron conexiones entre ellas, una característica esencial para que el tejido nervioso cumpla sus funciones.

Por otra parte, en 2004, científicos del Sloan-Kettering Cancer Center de Nueva York, lograron crear, a partir de células madre embrionarias, neuronas humanas capaces de segregar dopamina.

Tal y como informó entonces la revista PNAS, de la Academia de las Ciencias de Estados Unidos, este trabajo demostró por vez primera, in vitro, que la evolución de células madre extraídas de embriones humanos se puede dirigir selectivamente para conseguir neuronas.

La importancia de todos estos estudios radica en que estos métodos podrían llegar a ser una alternativa para la consecución de células nerviosas destinadas a tratar diversas enfermedades.