La sonda con destino al cinturón de asteroides bate record de aceleración

 La propulsión con iones de ‘Dawn’ muestra gran eficiencia

En el corazón del cinturón de asteroides, en su camino hacia el primero de sus dos mayores objetos, la sonda de la NASA propulsada por iones Dawn (Amanecer) ha eclipsado el récord de cambio de velocidad producido por los motores de una nave espacial.
El anterior abanderado de cambio de velocidad, la NASA Deep Space 1, también impulsada por propulsión iónica, fue la primera nave espacial interplanetaria en utilizar esta tecnología. Esta marca cayó cuando la aceleración acumulada por la nave Dawn superó el pasado 5 de junio los 4.3 kilometros por segundo, unos 15.500 kilómetros por hora.
“Estamos utilizando esta increíble tecnología de propulsión por iones como un escalón hacia la órbita adecuada para explorar dos de los objetos más misteriosos del cinturón de asteroides, Vesta y Ceres”, dijo Robert Mase, director de la misión Dawn en el Jet Propulsion Laboratory en Pasadena, California
Un cambio en la velocidad de la nave espacial se refiere a su capacidad de cambiar de trayectoria a través del espacio utilizando sus motores de cohete. Esta medición del cambio comienza sólo después de haberse desprendido la última etapa del vehículo de lanzamiento que se lanzó al espacio.
Para llegar a donde está, la sonda Dawn tuvo que disparar sus tres motores – uno tras otro – con un total acumulado de 620 días. En ese tiempo, se utilizó menos de 165 kilogramos de propelente de xenón. En el transcurso de su misión DE más de ocho años, los tres motores iónicos de Dawn se espera que acumulen 2.000 días de funcionamiento – 5,5 años de empuje – para un cambio total en la velocidad de más de 38.620 kilometros por hora.
A primera vista, la aceleración de Dawn pasó de 0 a 97 kilómetros por hora al cabo de cuatro días, pero con una gran eficiencia, ya que sólo gastó apenas un litro de propelente de xenón en ese tiempo. Añadiendo el trabajo por igual periodo de los otros dos motores, al cabo de doce días, la nave espacial aumentó su velocidad en más de 290 kilómetros por hora, con meses por delante para incrementar su empuje.
Dentro de un año, el sistema de propulsión de iones de Dawn podrá aumentar la velocidad de la nave por 8.850 kilometros por hora, mientras que consume el equivalente de sólo 60 litros de combustible.
“Este es un momento especial para el equipo de naves espaciales”, dijo el investigador principal de Dawn, Chris Russell de la Universidad de California en Los Ángeles. “En sólo 407 días, nuestra mente estará en otra serie de registros, los registros de datos que Dawn transmitirá cuando entremos en la órbita de Vesta.”, añadió, según informa el JPL.
La odisea de Dawn, a 4.800 millones de kilómetros, incluye la exploración del asteroide Vesta en 2011 y 2012, y el planeta enano Ceres en 2015. Estos dos iconos del cinturón de asteroides han sido testigos de gran parte de la historia de nuestro sistema solar. Al utilizar el mismo conjunto de instrumentos que tiene em dos destinos diferentes, los científicos pueden formular con más precisión las comparaciones y contrastes.
Se medirán la forma, topografía de la superficie y la historia tectónica, elemental y composición mineral, y se buscarán los minerales que contienen agua. Además, la forma en que la sonda Dawn órbitará tanto Vesta y Ceres se utilizará para medir las masas de los cuerpos celestes y los campos en la gravedad.

No hay comentarios: