Especulaciones sobre vida en Titán

Especulan que la ausencia de hidrógeno en Titán pudiera ser debida a su consumo por formas de vida exótica microbiana basada en metano como disolvente.

En dos artículos recientes basados en datos de la misión Cassini se especula sobre el posible origen biológico de ciertos aspectos químicos presentes en la luna Titán de Saturno. La muy hipotética posible vida exótica en este lugar estaría basada en el metano líquido en lugar en el agua.
En uno de los trabajos, publicado en la revista Icarus, se pone el énfasis en la desaparición del hidrógeno de la atmósfera de Titán. En el segundo, publicado en Journal of Geophysical Research, se pone el énfasis en la falta de acetileno sobre la superficie del satélite.
Según Chris McKay, del Ames Research Center (NASA), esta falta de acetileno es importante porque el producto químico sería la mejor fuente de energía para una vida basada en el metano. Se interpreta, por tanto, que el acetileno es consumido por esta posible vida y de ahí su ausencia. Este astrobiólogo dice, sin embargo, que el asunto del hidrógeno es más crítico porque todos los mecanismos propuestos implican el consumo de hidrógeno.
Según él el hidrógeno sería el gas obvio que consumiría una hipotética vida sobre Titán, de una manera similar a cómo la vida terrestre consume oxígeno. Los microorganismos metabolizarían acetileno y respirarían hidrógeno. “Si al final resultara que estas señales fueran pruebas de la existencia de vida sería tremendamente excitante, pues significaría un segundo génesis en el Sistema Solar, además de ser independiente de cualquier otra basada en el agua”, dice McKay.
A día de hoy una vida basada en metano líquido es totalmente hipotética, pues no hay pruebas directas de su existencia. Aunque hay microorganismos terrestres que prosperan en presencia de este gas o lo producen, no lo usan como disolvente de moléculas orgánicas. En Titán el gas metano se torna líquido al estar a una gélida temperatura de 90 grados Kelvin. Una hipotética vida basada en este líquido lo usaría como medio en el que prosperar en lugar de usar agua. A esa temperatura el agua no solamente está congelada, sino que el hielo que forma es tan duro que su función geológica es la misma que las rocas en la Tierra.
Darrell Strobel, de la Johns Hopkins University, y autor del artículo sobre el hidrógeno, dice que el resultado sobre el hidrógeno es consistente con una posible vida exótica en Titán, pero que no demuestra su existencia.
Su trabajo se basa en los datos espectrométricos que Cassini ha proporcionado sobre la atmósfera de Titán. Según los rayos ultravioletas del Sol inciden sobre las moléculas de metano de la alta atmósfera se va produciendo hidrógeno y acetileno. Según esto, el hidrógeno debería de estar distribuido equitativamente a través de las distintas capas de la atmósfera.
Sin embargo, hay una disparidad entre la densidad de hidrógeno observada de la esperada según el mecanismo antes descrito. Da la impresión que el hidrógeno desaparece en la superficie del satélite por culpa de algún mecanismo desconocido. Esto es extraño porque la ligera molécula de hidrógeno es químicamente inerte en la atmósfera de Titán y debería flotar en ella hasta escapar al espacio exterior.
Una explicación abiótica a este misterio es complicada de proponer. Para invertir el proceso y transformar hidrógeno y acetileno en metano otra vez a la temperatura reinante en Titán haría falta un proceso químico que incluyera un catalizador. Aunque se liberaría energía en la reacción, para poder franquear la barrera de potencial haría falta algún material desconocido sobre la superficie que actuara de catalizador.
Los espectrómetros de Cassini también han detectado ausencia de hielo de agua en la superficie de Titán. Presumiblemente, aunque el hielo está presente en grandes cantidades sobre la superficie, éste está cubierto por una capa lo suficientemente gruesa de hidrocarburos (de unos pocos mm a centímetros), que enmascaran los datos obtenidos por Cassini. El hielo de agua permanecería recubierto por esta capa incluso después de la acción de las lluvias y escorrentías de metano líquido. Debe haber, por tanto, algún mecanismo que recubre el hielo el hielo de nuevo y que ese mecanismo se está dando en la actualidad. Esto significaría que Titán es un lugar dinámico
La ausencia de acetileno sobre la superficie de Titán puede explicarse bien mediante mecanismos no biológicos, según Mark Allen, investigador principal del equipo de Titán del NASA Astrobiology Institute. Los rayos solares y cósmicos podrían transformar el acetileno en aerosol de moléculas más complejas (como benceno) mientras todavía está en la atmósfera. Hidrocarburos complejos que caerían finalmente a la superficie.
Obviamente los científicos más conservadores (o que creen en la navaja de Occam) creen que la teoría de la vida exótica debe ser el último recurso para explicar este tipo de cosas y que primero habría que descartar otras posibilidades.

No hay comentarios: