Hallan agua

en la Luna


La presencia de agua es vital para futuras exploraciones espaciales del ser humano.

La Agencia Espacial de Estados Unidos (NASA) anunció el hallazgo de "cantidades importantes" de agua en la Luna, lo que abre un nuevo capítulo en la exploración del satélite terrestre.

La agencia había hecho impactar un cohete y una sonda en un cráter de gran tamaño en el polo sur de la Luna esperando detectar hielo en su superficie.

Los científicos que han estado estudiando los datos ahora aseguran que los instrumentos diseñados para captar información durante el impacto encontraron importantes cantidades de vapor de agua en la nube de escombros.

Un investigador describió el hallazgo como el equivalente a "una docena de recipientes de dos galones" de agua.

La nube de 1,6 kilómetros de escombros fue capturada por el Satélite Sensible de Observación del Cráter Lunar (LCROSS por sus siglas en inglés) el mes pasado cuando lo hizo impactar en un cráter cerca del polo sur de la Luna

Los investigadores pudieron analizar el polvo, el vapor y las rocas que fueron levantadas por el choque, que se produjo en una zona que no recibe luz solar y tiene temperaturas promedio de -240 grados celsios.

Secretos lunares

La existencia de agua congelada en cráteres en los polos lunares ya había sido postulada por científicos pero no confirmada.

"Estamos revelando los misterios de nuestro vecino más cercano y, por extensión, del sistema solar", aseguró Michael Wargo, jefe de científicos lunares en la sede de la NASA en Washington.

"La Luna guarda muchos secretos y el LCROSS ha agregado un nuevo nivel a nuestros conocimientos".

La identificación de hielo en la nube de escombros es importante desde el punto de vista científico, pero además, como señaló el periodista de la BBC para asuntos científicos, Paul Rincon, porque una fuente de agua en la Luna podría ser vital para la exploración humana en el futuro.

La NASA planea volver a enviar astronautas al satélite lunar en 2020, y aspira a establecer una base habitada por humanos que sirva de puente para los viajes espaciales más ambiciosos.

Fuente: http://www.bbc.co.uk/mundo/ciencia_tecnologia/2009/11/091113_1756_luna_ao.shtml


´TENEMOS QUE CREAR UN HIPERHUMANISMO’


ENTREVISTA AL FILÓSOFO HERVÉ FISCHER
DECIDIDO A REFUTAR LOS PRONÓSTICOS MÁS PESIMISTAS, ESTE INTELECTUAL FRANCO - CANADIENSE ASEGURA QUE LAS TECNOLOGÍAS DIGITALES OFRECEN MÁS DE UNA ALTERNATIVA PARA LOGRAR UNA SOCIEDAD MÁS IGUALITARIA Y HUMANISTA.

Filósofo, escritor, profesor de sociología de la cultura y de la comunicación, pintor, artista multimedia, Hervé Fischer es, a los 65 años, una de las voces más calificadas en el universo audiovisual de nuestra época. "En Europa, los filósofos critican muchísimo la televisión y lo digital. Dicen que estos desarrollos tecnológicos amenazan nuestro humanismo, que son una especie de caballo de Troya llegado de los EE.UU., una moda a la que es estúpido dar importancia. Por su parte, los intelectuales norteamericanos saben mucho de tecnología, pero no poseen una mirada crítica. Yo me he educado de un modo tradicional, con los libros de la era Gutenberg. Pero siento fascinación y conozco lo digital. Es una posición interesante, porque me permite tomar distancia tanto de la euforia tecnocientífica como de la ferocidad de los cuestionamientos europeos."

Fischer estuvo en nuestro país hace poco más de un mes para participar en el encuentro Cultura y Media con el que el Centro Cultural San Martín inauguró una nueva etapa dedicada al arte y las nuevas tecnologías. Invitado por la Universidad Nacional de Tres de Febrero, el prolífico intelectual franco-canadiense presentó La caída del imperio hollywoodense , uno de sus últimos libros.

-¿A qué se refiere cuando anuncia el fin de la supremacía de Hollywood?

-Hollywood ha construido un imperio planetario. Controla el 90% de la industria cinematográfica del mundo. Lo hace destruyendo el arte cinematográfico y reemplazándolo por una producción de entretenimiento familiar, pensada para espectadores de la mentalidad de un niño de siete años. Arrasa con los productores independientes y la diversidad cultural. Es difícil resistir a su poder de promoción, a sus acuerdos políticos, al control de las salas de cine y los distribuidores. Sin embargo, yo confío en la herramienta digital; creo que nos va a permitir redescubrir la creatividad artística del cine y posibilitará que resurjan cinematografías nacionales e independientes.

-¿De qué manera?

-En los más de 100 años de vida del cine sólo una cosa no se ha modificado: la cinta de celuloide de 35 mm. Es una paradoja que en el tiempo digital se siga trabajando con rollos de 35 mm, que son muy caros. El precio para reproducirlos es de 2000, 3000, 4000 dólares por copia. A eso hay que sumarle el transporte y los seguros. Para lanzar una película al mercado mundial se necesita hacer unas 400.000 copias. Un presupuesto enorme. Por el contrario, una copia digital es exactamente igual al original; su costo es nulo, el transporte se puede hacer por Internet o satélite. Un pequeño disco duro puede contener toda la programación de un festival de cine y ser enviado por correo a precio muy bajo. Un país pobre puede producir cine de gran calidad con cámaras digitales, que tienen mucha más flexibilidad y son más baratas. Se puede filmar horas sin que se pierda nada, es posible borrar lo que no sirve, no hay necesidad de mandar las películas al laboratorio para ver si están bien o no, porque todo el tiempo hay registro de lo que se filma. Requiere menos dinero y menos infraestructura. Ahora, Hollywood dice que va a introducir la tecnología digital sólo cuando ésta garantice mayores niveles de calidad. Es un falso argumento para resistir a la llegada de una flexibilidad que no le conviene.

-Una de las objeciones que se hace a la renovación digital tiene que ver con los problemas para archivar y preservar el patrimonio audiovisual.

-Hablar de la memoria es otra cosa. La memoria digital es frágil. Los archivos se tienen que actualizar más o menos cada 10 años, sin hablar del peligro de los virus. El valor de lo digital no pasa por la memoria; pasa por el acceso, por su potencial para permitir una distribución democrática de los recursos audiovisuales. De todos modos, se podría pensar esta cuestión de otra manera. Para el tiempo cíclico de los pueblos primitivos, los objetos de la cultura eran efímeros. Una máscara africana no tenía mayor esperanza de vida, pero a sus realizadores no les importaba: una máscara se hacía de nuevo siguiendo un ritual. El ritual era lo importante, no el objeto. Nosotros, en cambio, vivimos en la sociedad de los objetos, del consumo. Podríamos pensar que en el futuro vamos a tener de nuevo una cultura del ritual, de lo efímero, de los acontecimientos. La concepción aristocrática del arte que heredamos del Quattrocento, los museos, las obras guardadas en los departamentos de coleccionistas ricos, pertenecen a un tiempo que va a pasar. ¿No es interesante? Me fascinan esas posibilidades.

-¿No le preocupa la asociación entre tecnología desarrollada y memoria débil?

-Es una combinación peligrosa. Pero es la verdad; constituye una de las problemáticas de la actualidad. Que se suma a otro problema muy complejo. Desde la industrialización del siglo XIX, el desarrollo de la tecnociencia ha tenido una aceleración exponencial que se ha redoblado con lo digital. Tenemos que correr atrás del progreso tecnológico con una conciencia y una sabiduría antiguas. Hay una disyunción. Una parte de nuestro cerebro fue capaz de desarrollar un poder instrumental increíble, tocar los códigos de la vida, la energía de la materia. Pero nuestra conciencia es arcaica: no nos brinda los elementos necesarios para controlar, dirigir, orientar la aceleración digital. Por eso pienso que es necesario desarrollar elementos de civilización, crear una ciberfilosofía, un pensamiento que nos permita entender los parámetros de esta nueva era.

-¿Se trataría de recrear un nuevo Iluminismo?

-Creo en el progreso. Hay que luchar contra el oscurantismo que se puede desarrollar con lo digital, que está más ligado a lo sensorial y menos vinculado con el pensamiento abstracto. De todos modos, yo creo en tres valores: la libertad, la creatividad y la responsabilidad, la ética planetaria. Tenemos que ir de la sociedad de soledades en competencia a una sociedad de solidaridades y responsabilidades compartidas. Crear lo que llamo un "hiperhumanismo": un nuevo modelo social basado, como el hipertexto digital, en los vínculos.

-¿Cómo se vincula esta red digital con las guerras actuales?

-La guerra es hoy, además, guerra de información. Se puede perder la guerra de la información aunque se haya ganado sobre el terreno. Es una guerra informativa, de imágenes. Cuando se descubren las imágenes de las torturas en Irak, esa información pasa a ser parte de la guerra. Eso podría pensarse como un progreso. En esa guerra de información, yo, viviendo en Montreal, puedo contribuir con artículos de prensa, libros. Amnesty Internacional tiene su poder basado en los medios de comunicación, no en las armas. Eso me hace optimista, en el sentido de que se desarrolla una conciencia planetaria humanista.

-¿El cine también se convertirá en un "self media"?

-Bueno, necesita una industria. La noción de "self media" tiene sus límites. Pero es verdad que un director que quiere hacer un documental sobre los campesinos de Guatemala con muy poco dinero puede hacerlo, ponerlo en la Red, hacer un dvd y pasarlo en una sala improvisada de cine: un circuito que escapa a las máquinas comerciales, a las macro-tecno-estructuras del pasado. A ver: el sistema siempre es capaz de absorber los cambios. Unos amigos más pesimistas me dicen que Hollywood va a incorporar lo digital, de una manera o de otra. Entonces yo, con mi profecía, estaría siendo utópico. Habrá que ver. Por lo pronto, están surgiendo muchas dificultades financieras en el imperio de Hollywood.

-¿Para que se cumpla esa utopía no tendrían que existir, además, espectadores entrenados en un lenguaje audiovisual diferente?

-Sí, pero también es real que ya existe el potencial para alcanzar una cultura audiovisual más democrática. Es una utopía, pero, ¿qué podemos hacer? Lo mío no es el cinismo. Tampoco el nihilismo ni el hedonismo estético. Se ha dicho en Porto Alegre "otro mundo es posible". Yo lo creo.

Fuente: http://www.gacemail.com.ar/Detalle.asp?NotaID=5902
Enlace

Científicos descubren casi 10.000 especies de virus en la Antártida

Un grupo de investigadores españoles ha encontrado en esta región una alta diversidad de estos microorganismos, considerara la mayor concentración del planeta.
Una expedición científica china viaja a la Antártida por meteoritosLa NASA iniciará la primera exploración aérea de la AntártidaUn grupo de investigadores españoles ha identificado por primera vez la composición genética de los virus de la Antártida y ha encontrado una muy alta diversidad de estos microorganismos en esa zona polar, la máxima de todo el planeta, a diferencia de lo que la comunidad científica pensaba hasta ahora.
Estas son dos de las principales conclusiones de un estudio realizado por investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), la Universidad de Valencia y el Centro Superior de Investigación en Salud Pública valenciano, y que se publica en la revista Science.
Este grupo de científicos ha descrito cerca de 90.000 secuencias de virus del lago Limnopolar, en la península Byers (Isla Livingston, Antártida), el mayor número de familias virales encontradas hasta la fecha en un metagenoma (información genética completa de una comunidad natural de microorganismos) de ambientes acuáticos.
Para alcanzar esta visión global de la variedad genética los científicos han obtenido imágenes de los virus por microscopía electrónica y han usado un nuevo sistema de secuenciación masiva. Los investigadores han coincidido en señalar que este estudio está lleno de sorpresas y que ofrece nuevas preguntas. Antonio Quesada, de la UAM, ha explicado que una de estas sorpresas ha sido encontrar una muy alta diversidad de virus en el lago Limnopolar, ya que la teoría ecológica sugiere que los ecosistemas extremos, como los polares, alojan muy poca diversidad biológica.
Los virus necesitan de un organismo para crecer y hasta ahora se ha pensado que en los polos hay pocos virus y pocas especies. Sin embargo, los investigadores de este trabajo, han estimado que este lago contiene casi 10.000 especies virales distintas. Además, han descubierto una gran cantidad de virus de organismos superiores, aquellos que tienen núcleo diferenciado.
Quesada ha indicado que otra de las cosas que han descrito, también por primera vez, es cómo cambia la población de virus antes y después del deshielo del lago, y los científicos han logrado, asimismo, constatar la existencia de virus extremadamente pequeños. Según ha informado el CSIC, estos constituyen la población más abundante cuando el lago está cubierto de hielo, no habían sido descritos en otros ambientes naturales y podrían, incluso, pertenecer a familias virales desconocidas hasta la fecha.



Un trozo de pan provoca un cortocircuito en la 'máquina del Big Bang'


Tras la avería que obligó a paralizar su funcionamiento, y los sucesivos problemas que han pospuesto su reinauguración, el Gran Colisionador de Hadrones (LHC) acaba de padecer un insólito cortocircuito debido a un pedazo de pan que cayó sobre su transformador eléctrico.
Una portavoz del CERN, el organismo de investigación situado en Ginebra donde se ha construido el acelerador, ha explicado que el pasado martes "un trozo de pan, que creemos que transportaba un pájaro cayó sobre el aparato, provocando un cortocircuito.
Además, el incidente provocó un calentamiento de dos de sus sectores y una interrupción del sistema criogénico del acelerador de partículas, agregó la portavoz, quien destacó que los dos sectores afectados ya han sido enfriados hasta su temperatura operacional.
El incidente, sin embargo, no ha cambiado para nada los planes de poner en marcha de nuevo, hacia mediados de noviembre, el LHC, el mayor acelerador de partículas jamás construido, después de estar más de un año parado por la grave avería que ocurrió 10 días después de arrancar en septiembre de 2008.
Reinauguración en noviembre
Tras filtrarse el incidente del trozo de pan, con la consiguiente alarma por lo que parece una maldición para "el mayor experimento científico del siglo", el CERN ha querido minimizarlo y tomárselo con humor.
Por ello, en un breve comunicado emitido para dar cuenta de lo sucedido, y titulado 'Incidente Pan-Pájaro en el LHC', el CERN explica que "el pájaro salió ileso, aunque perdió su pan".
Según los planes actuales, y después de haber sido reparado durante 14 meses, el CERN tiene previsto volver a hacer circular por el túnel del acelerador el primer haz de partículas hacia mediados de noviembre y efectuar un primer periodo de colisiones a baja energía.
Tras unas cuatro semanas -aunque no se puede calcular exactamente el tiempo debido a la complejidad del proceso- los científicos planean llevar a cabo las primeras colisiones de partículas a alta velocidad, lo que se espera para mediados de diciembre o en enero.



Establecen limites en la velocidad de la luz por gravedad cuántica



Una explosión de rayos gamma detectada por el observatorio espacial Fermi ha permitido a los científicos establecer el límite superior en la escala que mide el grado en que los efectos de la gravedad cuántica alteran la velocidad de la luz, según recoge un estudio que esta semana publica la revista Nature. En la investigación ha participado el Instituto de Estudios Espaciales de Cataluña (IEEC-CSIC).El observatorio espacial Fermi (de la NASA y otras agencias) ha detectado una explosión de rayos gamma “muy corta y muy luminosa”, denominada GRB 090510, según confirma a SINC Diego Fernando Torres, del IEEC-CSIC y uno de los cerca de 200 investigadores que han participado en un estudio que esta semana publica Nature.
“El análisis de esta explosión ha permitido detectar un fotón de muy alta energía a menos de un segundo del inicio de la detección a menores energías”, explica Torres. Fermi posee dos telescopios, uno de rayos X de bajas energías (el GBM, que observa a energias de 8-40 keV) y otro de rayos gamma de altas energías (Large Area Telescope, que observa a energías mayores a 100 MeV).
“La detección efectuada permite poner cotas a la posible dispersión de la velocidad de la luz (como predicen las teorías de gravedad cuántica, sobre todo cuando la energía del fotón es muy alta), que es además una forma de violación de la ‘invarianza de Lorenz’ sobre la que esta sustentada la física relativista actual”, explica Torres.
Uno de los principios básicos de la teoría de la relatividad especial de Einstein es la idea de que cualquier observador mide exactamente la misma velocidad de la luz en el vacío, independientemente de la energía de los fotones; es decir, que la velocidad de la luz no varía con la energía. Esta hipótesis es la que se conoce como “invariancia de Lorentz”, y hasta ahora se pensaba que esta propuesta se desmoronaría en escalas en las que los efectos de la gravedad cuántica pudieran entrar en juego (escala de Planck).
La posible variación de la velocidad fotónica debido a la energía constituye un experimento clave de la violación de la invariancia de Lorentz. Mediante la observación de los picos en las curvas de luz de la explosión de rayo gamma se puede apreciar incluso una variación mínima de la velocidad fotónica cuando se acumula en el retardo cosmológico de la luz.
El equipo no encontró ninguna prueba de la violación de la invariancia de Lorentz en sus observaciones. Establecen este límite en la longitud de Planck dividida entre 1,2; por encima del cual la gravedad cuántica no puede tener un efecto lineal sobre la velocidad de la luz.
Torres, también profesor de investigacion de ICREA, concluye que el limite impuesto sobre la posible violación de la invarianza de Lorenz “es el mas estricto que se conoce, y hace que la validez de al menos algunas de las teorías que promueven una dispersión lineal sea altamente improbable”.




La misión Kepler, en espera hasta el 2011

La misión Kepler no sería capaz de detectar exoplanetas hasta, al menos, 2011, por un problema con sus amplificadores.El telescopio espacial Kepler fue lanzado en marzo y se espera que en la región del cielo en la que se enfocará (que contiene unas 100.000 estrellas) existan exoplanetas que orbiten en las zonas habitables de sus estrellas. Pero hay un problema.
El sensitivo equipamiento a bordo ha sido diseñado para detectar los pequeños cambios en el brillo de las estrellas, que se producen cuando los planetas pasan frente a las mismas. Al pasar un planeta frente a una estrella produce un pequeñísimo cambio de brillo en la luz estelar que reciben los CCDs de Kepler.
Los amplificadores en la electrónica del telescopio espacial son usados para ampliar la señal de los CCDs. Tres de esos amplificadores están produciendo niveles inaceptables de ruido, por lo que el equipo Kepler está evaluando sus opciones. Los CCDs forman el corazón del telescopio, su fotómetro, que consta de 42 CCDs, cada uno de 50×25mm y 2200×1024 pixels.
Los demás amplificadores parecen estar funcionando bien, pero es necesario arreglar los que producen el ruido. Si el instrumento estuviera en nuestro planeta se los podría cambiar sencillamente, pero al estar en órbita hay que pensar en otras alternativas.
Los científicos están trabajando en una solución de software, pero que no estaría preparada hasta 2011. Aunque sólo una pequeña porción de las observaciones serían afectadas por el problema, sería muy difícil remover los malos datos luego de haber sido enviados al centro de control. Por esto, el equipo Kepler puso a la misión en pausa, hasta tener la solución.
Mientras, la falla de Kepler permitirá un incentivo mayor a los equipos cazadores de exoplanetas aquí en la Tierra, que en vez de buscar los cambios en brillo de las estrellas, utilizan el método de velocidad radial. Esas mediciones observan los débiles “bamboleos” o alteraciones de la órbita de las estrellas generados por los planetas a su alrededor.
Y hay una especie de “confrontación” entre ambos métodos. En ambos casos, el objetivo primario parece ser encontrar un planeta extrasolar lo más similar a la Tierra. Esto implica un planeta rocoso, de un tamaño similar y dentro de la llamada zona de habitabilidad. Hasta ahora, con Kepler en órbita, las fichas de la “apuesta científica” estaban la sonda de NASA, pero ahora las fichas parecen cambiar de manos.
“No seremos capaces de encontrar planetas del tamaño de la Tierra en la zona habitable -o va a ser muy difícil- hasta que el trabajo esté hecho”, señaló William Borucki, principal investigador de Kepler, quien reveló el problema el jueves en una reunión en el Centro Ames frente al Consejo Consultivo de NASA (NAC).
Los ruidosos amplificadores fueron notados durante las pruebas, antes de que el dispositivo fuera lanzado. “Todos sabían y estaban preocupados por esto”, indicó el científico Doug Caldwell. Pero al final, señaló, el equipo pensó que era más riesgoso entrometerse con la electrónica del telescopio que lidiar con el problema en órbita.