El Desierto está creciendo...

Por: Martin Heidegger

«Nietzsche, el pensador, insinúa esta conveniencia oculta del pensar dotando a su obra Así Habló Zaratustra de un subtítulo que dice: 'Un libro para todos y para nadie'. 'Para todos', esto no quiere decir: para cada cual en el sentido de cualquiera. 'Para todos' quiere decir: para todo hombre en cuanto hombre; para todo aquel que, y en la medida que llega a ser para sí mismo en su esencia digno de pensarse - y 'ninguno' -; esto quiere decir: para ninguno de los hombres existentes en todas partes, que solamente se embriagan con trozos y frases de este libro chapoteando a ciegas en medio de su lenguaje, en vez de ponerse en el camino de su pensar y, con esto, comenzar primero que nada a ser problemáticos para sí mismos. Así Habló Zaratustra. Un libro para todos y para ninguno». ¡Qué inquietante es la forma en que este subtítulo de la obra se ha verificado en los setenta años que ha pasado desde su aparición - pero en sentido exactamente inverso! Llegó a ser un libro para cualquiera, y no asoma ningún pensante que esté a la altura del pensamiento fundamental de este libro y su oscuridad.


En la cuarta y última parte de este libro escribió Nietzsche la sentencia: 'El desierto está creciendo...', escribiendo en esta frase todo cuanto sabía. Porque esta palabra es el título de un canto que escribió Nietzsche cuando estaba más alejado que nunca de la vieja Europa nubosa, húmeda y melancólica. La palabra completa dice así: 'El desierto está creciendo: ¡desventurado el que alberga desiertos!' ¿A quien va dirigido este '¡Ay!'? ¿Pensó Nietzsche en sí mismo? ¿Y qué si hubiera sabido que precisamente su pensar había de acarrear primero una devastación en medio de la cual alguna vez, y procedente de otra parte, nacerían aquí y allá oasis y brotaría manantiales? ¿Y qué si hubiera sabido que él había de ser una transición provisional que señala tanto hacia el provenir como hacia el pasado, siendo por esto ambigua en todas sus partes, hasta en la forma y el sentido de la misma transición? Todo lo meditado indica que es así, como el mismo Nietzsche lo sabía y lo cual, por esta razón expresó a menudo en palabras enigmáticas. Ésta es también la razón por la que un diálogo pensante con él se va transponiendo de continuo a otras dimensiones. Por eso, frente a su pensar fracasan en un sentido especial todas las fórmulas y títulos». 

Fuente:http://phiblogsopho.blogspot.com/

No hay comentarios: