Matrix y las ideas de Platón

Resulta obvio reconocer la extensa e intensa influencia que las ideas de Platón han ejercido sobre el pensamiento occidental. Pero su influencia no sólo se limita a abarcar los estadios del pensamiento puramente filosófico de nuestra cultura en nuestros días, sino que transgrede a otros ámbitos más cotidianos como pueden ser la literatura o el cine.

Y es precisamente en estos dos ámbitos que acabamos de mencionar donde parece que en estos últimos tiempos se están retomando y recreando con más fuerza las teorías y los mitos del pensador griego; ya que, si analizamos la producción cinematográfica de estos últimos años, vemos cómo en algunos de los más relevantes éxitos de la gran pantalla aparecen con frecuencia reminiscencias del platonismo. Un claro ejemplo de ello lo encontramos en uno de los metrajes más taquilleros en los últimos años: Matrix (Andy y Larry Washowsky. 1999); ya que, tras examinar esta cinta, vemos como no sólo el argumento, sino también el guión, la escenografía y el montaje están preñados de reminiscencias platónicas.

La referencia más importante que podríamos decir que está patente a lo largo de todo el argumento es la que refleja el “Mito de la Caverna” de Platón. A través de este mito Platón hace referencia a la sociedad como colectivo, al hombre como individuo, y a la interrelación que se da entre estos dos. El “Mito de la Caverna” nos habla de cómo un reducido grupo de individuos controla al resto de la sociedad, la cual se encuentra recluída en un mundo remoto, sombrío y cegado (reflejado a través del símil de la caverna), donde las personas viven en perpetua esclavitud, pero sin ser conscientes de ello, ya que viven una falsa realidad impuesta por sus dominadores sin que ellos puedan llegar a percatarse de su situación. Esto mismo es lo que sucede en Matrix, donde los dominadores (esta vez las máquinas que se han rebelado contra el hombre) mantienen a los seres humanos retenidos y esclavizados en una especie de colonia o enjambre, donde mantienen con vida a estos haciéndoles creer que cada uno de ellos decide y disfruta su propia existencia; pero esta existencia no deja de ser una falsa realidad, un entorno virtual que sus controladores han creado (denominado “matrix”) para mantener a sus cuerpos con vida, y poder así aprovecharse de su bioelectricidad y energía calorífica que generan, la cual es fundamental para el funcionamiento de las maquinas que dominan el nuevo mundo. Podemos ver cómo el guión de la película refleja las directrices del “Mito de la Caverna” cuando Morpheo, en su primer encuentro con Neo, le dice: Matrix [...] es el mundo que ha sido puesto ante tus ojos para ocultarte la verdad [...], eres un esclavo, Neo, igual que los demás naciste en cautiverio, naciste en una prisión que no puedes ni saborear, ni oler, ni tocar, una prisión para tu mente. Más adelante, en un nuevo diálogo con Neo, este mismo personaje afirmará: “Matrix es un mundo imaginario generado por ordenador, construído para mantenernos bajo control y convertir al ser humano en esto (le enseña una pequeña batería).

Platón afirma que lo que el hombre debe hacer es abandonar la profundidad de esta cueva donde se halla inmerso y salir al exterior para ver la luz (símil que representa el conocimiento, la sabiduría y la verdad), y de este modo conocer la realidad. Esto mismo es lo que Morpheo (Laurence Fishburne) propone a Neo (Keanu Reeves) antes de arrancar su cuerpo del lugar en el que hasta entonces se había encontrado: “Lo único que te ofrezco es la verdad, nada más”. Y esto mismo es lo que hicieron él y los demás rebeldes como Trinity, Interruptor o Ratón, cuando abandonaron la fría y lóbrega “caverna”, donde se hallaban recluídos y eran explotados por las máquinas, para surgir al exterior y conocer la verdad del mundo real. Estos planteamientos del filósofo aparecen en la película magistralmente retratados en la escena en que Neo abandona la colonia, en la que se encontraba enclaustrado desde su propio origen, y tras viajar a través de húmedos túneles hasta la salida de la misma, cuando por fin llega al umbral, logra ver por primera vez la luz, la cual surge ante él como una puerta a la esperanza y a la libertad. “Bienvenido al mundo real”: será la frase que pronuncie Morpheo para recibirle.

Otra de las reminiscencias platónicas que podemos observar al contemplar Matrix es la que se refiere a la división entre cuerpo y alma. El pensador griego hablaba de una división del ser humano en dos realidades básicas: el cuerpo, el cual se halla encuadrado en unas coordenadas espaciotemporales concretas; y el alma, o lo que es lo mismo, la razón, la cual tiene la capacidad de poder abandonar al cuerpo para adentrarse en dimensiones no físicas. Si observamos la película no podemos dejar de apreciar que constantemente se está haciendo referencia a esta dualidad de la que habla Platón. En primer lugar tenemos el ejemplo de la especie humana en general, cuyo cuerpo, ubicado en pequeñas celdas, está siendo explotado energéticamente; mientras que su mente se encuentra viviendo una realidad virtual. Y en segundo lugar tenemos el patrón de los rebeldes que, situados físicamente en su nave aerodeslizadora, constantemente hacen incursiones mentales tanto en el programa informático “matrix”, como en otros programas que han sido creados por ellos para su entrenamiento. Sin embargo esta división entre cuerpo y alma no es total, ya que Platón concibe al ser humano como una unidad; por ello, cuando Neo pregunta a Morpheo: “Si te matan en “matrix” ¿mueres aquí?”; este responderá: “El cuerpo no puede vivir sin la mente”.

En definitiva, vemos como hoy en día, pese a la modernidad que nos envuelve y a la revolución que supone el descubrimiento de nuevas tecnologías, es imposible que tratemos de desgajarnos de lo que son los fundamentos del pensamiento occidental; ya que estos suponen la base de nuestro conocimiento y de nuestro modo de pensar, del mismo modo que influyen en nuestra capacidad creadora. Por tanto es necesario que continuemos aferrándonos a todos esos principios filosóficos si queremos comprender, no sólo la literatura y el arte que nos ha precedido, sino la que está por venir.

Fuente: http://www.ideasapiens.com/actualidad/conocimiento/filosofia/MatrixylasteoriasdePlaton.htm

No hay comentarios: